Portada-Gladiatrix moderna del festival ‘Arde Lucus’, celebrado a mediados del mes de junio en la ciudad española de Lugo. (Flickr/CC BY-SA 2.0)

Gladiatrix: luchadoras y aventureras de la antigua Roma

(Leer articulo en una sola página)

Las gladiadoras (‘gladiatrix’) han sido consideradas una mera leyenda durante años. No obstante, décadas de investigaciones han hecho posible confirmar finalmente su existencia e importancia en la cruel cultura de los combates de gladiadores de la antigua Roma.

Las gladiadoras eran llamadas a menudo ‘Amazonas’. En Roma, al pueblo le gustaba verlas luchar en estadios como el Coliseo, y realmente las creían legendarias ‘amazonas’ llegadas de lejanas tierras del Este. En los antiguos relieves se representa a las gladiadoras ataviadas y equipadas de forma similar a los gladiadores varones, aunque había diferencias significativas entre unas y otros.

Para empezar, las gladiadoras no llevaban casco ni túnica. En lugar de la túnica, llevaban solamente un taparrabos. También utilizaban una espada llamada gladius, y protectores para brazos y piernas, además de un escudo para proteger el cuerpo. La ausencia de cascos en la mayoría de las gladiadoras resulta interesante. Había unos pocos gladiadores varones que tampoco utilizaban casco, aunque parece que en el caso de las luchadoras, la razón para no usarlo era diferente. Las mujeres no llevaban cascos habitualmente para exhibir sus peinados femeninos como una obvia demostración del sexo de las luchadoras.

El Ludus magnus de Roma: barracones para gladiadores construidos por el emperador Domiciano (81 d. C. – 96 d. C.), vista desde la Via Labicana. Al fondo, el Coliseo. (Public Domain)

El Ludus magnus de Roma: barracones para gladiadores construidos por el emperador Domiciano (81 d. C. – 96 d. C.), vista desde la Via Labicana. Al fondo, el Coliseo. (Public Domain )

Símbolo de la vanidad romana

El uso de gladiadoras estaba estrechamente relacionado con la decadencia y la lujuria. Los registros escritos, como los de Dion Casio, Petronio y Juvenal, demuestran que es muy probable que los combates femeninos fueran muy lascivos debido a lo poco frecuentes que eran las gladiadoras. Las mujeres gladiadoras eran también utilizadas como objetos sexuales por las élites romanas. Las gladiatrix representaban por tanto la autoindulgencia de parte de la élite más pudiente. Las mujeres combatientes eran parte importante de las fiestas privadas de los nobles, y en ocasiones eran invitadas a las viviendas particulares para entretener a los huéspedes.

Recreación de un antiguo combate de gladiadoras (trooper111 / CC BY-NC-SA 3.0)

Recreación de un antiguo combate de gladiadoras ( trooper111 / CC BY-NC-SA 3.0 )

La diferencia esencial entre gladiadores y gladiadoras era que las luchadoras no eran esclavas en un principio. Es bastante posible que en períodos posteriores mujeres esclavas combatieran en los circos, pero las primeras Gladiatrix eran mujeres libres que buscaban una vida aventurera.

Habitualmente eran mujeres romanas de clase acomodada a las que les gustaba luchar y lo consideraban una diversión, un deporte, o lo creían una forma de ocupar un lugar especial en su sociedad. Según Tácito (56 d. C. – 117 d. C.), raras veces había nobles entre los espectadores, pero al mismo tiempo, sus combates eran extraordinariamente populares. No obstante, también se dice que hubo senadores que se deshonraron por ver a las gladiadoras en el anfiteatro.  

Estas mujeres tampoco combatían por dinero, puesto que ya eran muy ricas. Por esta razón, se ha afirmado que probablemente buscaran atención, emociones y notoriedad. Todo lo que necesitaban para alcanzar estos objetivos era recibir un permiso especial del individuo que concertaba los combates.

Las Gladiatrix en las crónicas de la historia de Roma

Las gladiadoras probablemente aparecieran por primera vez durante el reinado del emperador Nerón. El historiador romano Dion Casio describe el festival de combates de gladiadores que se celebraba en honor a la madre de Nerón:

En honor a su madre, él [Nerón] celebraba el más magnífico y costoso festival, los actos tenían lugar durante varios días en cinco o seis teatros a un tiempo […] Había otra exhibición que era a la vez la más vergonzosa y la más impactante, en la que hombres y mujeres no solo del orden ecuestre sino también del senatorial aparecían como actores en la Orchestra, en el Circo y en el Teatro, como aquellos a los que se tiene en la más baja estima […]; montaban a caballo, mataban bestias salvajes y luchaban como gladiadores, algunos de ellos por su propia decisión y otros contra su voluntad.

Aparte de Nerón (que reinó del 54 d. C. al 68 d. C.), otros emperadores romanos también gustaban de invitar Gladiatrix a sus casas, fiestas y otras celebraciones en grandes estadios. Hay también testimonios de estos combates de la época del reinado del emperador Domiciano (81 d. C. – 96 d. C.). Como escribe Dion Casio sobre Domciano: “A menudo organizaba los juegos también para la noche, y en ocasiones mandaba a la arena a enanos y mujeres para que lucharan entre sí.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article