Portada - Friedrich Paul Thumann, (1834-1908), “Cupido (Eros) y Psique.” (Sofi/CC BY NC 2.0)

Cuatro formas de amar: la magia de amor en la antigua Grecia

(Leer articulo en una sola página)

Para los antiguos griegos, el ‘amor’ estaba categorizado en varias palabras distintas, representando cada una de ellas una forma diferente de pasión o sentimiento; algo considerablemente diferente de nuestra idea de generalizar todos los tipos y aspectos del amor en una sola palabra. Esta conocepción ejercía una poderosa influencia a la hora de trabajar con hechizos mágicos y amuletos, ya que el objetivo del ritual mágico debía centrarse en el tipo de amor o relación que la persona buscaba obtener o fortalecer.

Términos habituales para el amor

 Los términos más habituales para el ‘amor’ en la antigua Grecia eran los siguientes:

  • Ágape: amor desprendido e incondicional. Este era el amor que alcanzaba a todo el mundo, independientemente de si eran miembros de nuestra familia o extraños muy distantes. Es el amor que todo el mundo debería procurar sentir hacia otros seres humanos. Ágape fue traducido más tarde al latín como caritas, término del que procede nuestra palabra “caridad”.
  • Fileo: un tipo de amor relacionado con la amistad y muy valorado por los antiguos griegos. Estaba ligado a una profunda amistad y camaradería, como las que comparten los guerreros que combaten juntos en el campo de batalla. También tenía que ver con las demostraciones de lealtad a los amigos, compartir emociones con ellos e incluso llegar al sacrificio. Fileo podía referirse asimismo al amor entre padres e hijos, aunque en ocasiones también podía emplearse ‘storgé’ para explicar este tipo de amor.
  • Storgé: un tipo de amor familiar. Puede ser similar a fileo cuando se refiere al amor entre padres e hijos. Como idea general, storgé es el tipo de amor que nace de una familiaridad o dependencia, y a diferencia de fileo y eros, no está asociado a ningún tipo de cualidades personales del otro individuo.
  • Eros: llamado así por el dios griego de la fertilidad, el término eros se empleaba habitualmente para aludir a lo que ágape y fileo no podían ser o representar, es decir, el amor sexual o carnal. Eros no siempre tenía unas connotaciones positivas, ya que era considerado algo peligroso, una forma irracional de amor que podía llegar a dominar a un individuo.

Hechizos mágicos para obtener ‘eros’

Para las gentes de la antigüedad, la magia también servía al propósito de explicar las relaciones entre causa y efecto utilizando ideas, analogías y simbolismo que la gente podía comprender. En su libro Ancient Greek Love Magic (“Magia de amor de la antigua Grecia”, editado en el año 2001), el Dr. Christopher Faraone explica los diferentes tipos de magia de amor y la importancia de la magia en la antigua Grecia.

Al igual que la mayor parte de los hechizos de la época romana relacionados con Eros, es habitual encontrar algunos de ellos en los que se ordenaba a espíritus que impidieran a la víctima femenina disfrutar de su vida cotidiana y pretendieran arrastrarla hasta el hombre que lanzaba el hechizo. Aunque el dios Eros se asocia principalmente a rituales y condiciones vinculadas al amor pasional, Pan podía también ser el origen de este repentino e incontrolable furor amoroso.

Eros Farnesio, estatua de mármol pompeyana. (Public Domain)

Eros Farnesio, estatua de mármol pompeyana. ( Public Domain )

Muchos encantamientos de la antigua Grecia estaban diseñados para inducir la posesión del eros, y algunos de ellos eran muy cortos y sencillos. Estos hechizos se centraban en el deseo de la víctima de tal manera que fuese ilimitado tanto en el tiempo como en el espacio. Sin embargo, éste no es el caso del encantamiento griego más popular para obtener el eros, el hechizo ‘agogé’, que constaba de un procedimiento coherente: “dirigía” a la mujer inmediatamente desde la casa de su padre o marido hasta la de quien llevaba a cabo el hechizo, en un movimiento que imitaba de forma bastante obvia el traslado de una novia de la casa de sus padres a la de su marido, como bien explica el Dr. Faraone.

Probablemente los hechizos agogé (magia de eros) más populares de la antigua Grecia eran aquellos en los que la víctima femenina era “encendida” simbólicamente prendiendo fuego a figuritas junto con ciertas hierbas y especias.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article