Portada - Dos de las esposas de Julio César: Cornelia (CC BY SA 3.0)y Calpurnia (con César).(Early Church History)

Las esposas romanas de Julio César: mujeres eclipsadas por la reina egipcia Cleopatra

(Leer articulo en una sola página)

Julio César se casó tres veces. Tuvo también numerosos romances, incluido uno muy famoso con la última reina de Egipto, Cleopatra VII.

César nació el 13 de julio del año 100 a. C. o 102 a. C. A lo largo de su vida, a menudo se centró más en servir a Roma que en atender a sus esposas. Sin embargo, durante sus más de sesenta años de vida, experimentó grandes alegrías y tristezas en sus relaciones con mujeres.

Aparte de ser el esposo de tres mujeres diferentes, César contó durante largo tiempo con una concubina, Servilia. Era algunos años mayor que él y madre de Bruto, amigo suyo que más tarde se convertiría en uno de sus asesinos. Servilia era además hermana de Catón el Joven y esposa de Marco Junio Bruto el Viejo primero, y más tarde de Décimo Junio Silano. Servilia fue madre de cuatro hijos, puede que más, un niño y tres niñas. Se cree que César era el padre de al menos uno de ellos. Su romance se prolongó desde el 63 a. C. hasta su muerte, o quizás hasta que César conoció a Cleopatra VII. Se conocen además algunos otros nombres de posibles amantes de Julio César.

‘Julio César’, óleo de Peter Paul Rubens. (CC BY NC SA 2.0)

‘Julio César’, óleo de Pieter Paul Rubens. ( CC BY NC SA 2.0 )  

Cornelia, amada por César

César era aún un hombre joven cuando conoció a la hija de Lucio Cornelio Cinna, miembro como él de un partido conocido como los Populares. En un principio, este matrimonio fue visto como un medio en la carrera de César para alcanzar el éxito político. Sin embargo, con el tiempo esta bella y amorosa mujer se convirtió para él en algo más que una simple alianza política.

Cornelia se convirtió en la esposa de César en el año 84 a. C., cuando ambos aún eran jóvenes. Ella era entre tres y cinco años más joven que su marido, y parece que su matrimonio resultó aceptable para ambos. La mayor parte de los detalles de la vida de Cornelia no han llegado hasta nosotros, pero se sabe que Lucio Cornelio Sila ordenó a César divorciarse de ella y casarse en su lugar con una mujer de su familia. No ocurría a menudo que César estuviera dispuesto a sacrificar su carrera por una relación personal, pero en este caso se negó a dejar a Cornelia y no se preocupó de las posibles consecuencias.

Retrato de la primera esposa de César, Cornelia. (Caesar: Hero or Villain)

Retrato de la primera esposa de César, Cornelia.   (Caesar: Hero or Villain )

Cornelia dio a César uno de sus mayores tesoros: una hija que nació en el año 76 a. C. La muerte de Cornelia durante el parto del que hubiera sido su segundo hijo (un niño que también murió), en el año 69 a. C., fue uno de los momentos más duros en la vida de César. Julia Caesaris, que por aquel entonces sólo contaba con siete años, se convirtió de este modo en la persona más importante en la vida de su padre.

Julia se casó con Pompeyo (Cneo Pompeyo Magno) en el 59 a. C. Este matrimonio fue muy importante por razones políticas, aunque César también creía que su hija merecía como marido a un hombre muy poderoso. De hecho, César pensaba que Pompeyo era el segundo más poderoso de Roma (después de él). Cuando Julia murió dando a luz en el año 54 a. C., la buena relación política entre César y Pompeyo se vino abajo.

Julia Caesaris, hija de Julio César. (Public Domain)

Julia Caesaris, hija de Julio César. (Public Domain )

Matrimonio político con Pompeya

Dos años después de la muerte de su querida esposa Cornelia, César decidió acceder a la propuesta de Sila y se casó con la nieta de su valedor. En aquellos tiempos, la posición política de César no era tan sólida. Estaba vinculado a Cayo Mario, quien como Cinna había sido miembro del partido político que perdió la guerra civil en la década de los 80 a. C.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article