Portada-Fresco de las Catacumbas Cristianas de Domitila en el que Jesús aparece retratado como Buen Pastor (años 200-300). (Public Domain)

La figura histórica de Jesús de Nazaret (Primera Parte)

(Leer articulo en una sola página)

Jesús de Nazaret fue un predicador judío natural de la región de Judea (actual estado de Israel), que vivió a comienzos del siglo I  y murió crucificado en Jerusalén en torno al año 30. Con su figura y su mensaje se inició el cristianismo.

Aunque se conservan bastantes textos acerca de su vida, genéricamente denominados Evangelios, lo cierto es que son de difícil datación (según la opinión mayoritaria, el más antiguo de ellos podría haber sido escrito después de que hubieran transcurrido, al menos, 30 o 40 años desde su muerte) y tienen una finalidad primordialmente catequética, por lo que resulta difícil obtener de ellos información biográfica fidedigna.

Por otra parte, las escasas fuentes no cristianas en las que es mencionado no proporcionan datos concretos sobre su vida. Pese a que sectores minoritarios han llegado a poner en duda su misma existencia, existe hoy un amplio consenso acerca de la historicidad de Jesús de Nazaret, personaje central de las religiones denominadas cristianas, basadas tanto en la doctrina que predicó como en la fe en que Jesús resucitó tras morir en la cruz. La mayoría de estas religiones establecen como dogma de fe que Jesús es la segunda persona (el Hijo) de la Santísima Trinidad y que, por tanto, es Dios.

Los textos acerca de su vida, genéricamente denominados evangelios, son de difícil datación y tienen una finalidad primordialmente catequética, por lo que resulta difícil obtener información biográfica fidedigna de ellos. En la imagen, Manuscrito de Los Cuatro Evangelios, 1495, Evangelio de San Juan 4, 24-32, con el dibujo de un pájaro en el margen izquierdo de la página. (Wellcome Images/CC BY-SA 4.0)

Los textos acerca de su vida, genéricamente denominados evangelios, son de difícil datación y tienen una finalidad primordialmente catequética, por lo que resulta difícil obtener información biográfica fidedigna de ellos. En la imagen, Manuscrito de Los Cuatro Evangelios, 1495, Evangelio de San Juan 4, 24-32, con el dibujo de un pájaro en el margen izquierdo de la página. (Wellcome Images/ CC BY-SA 4.0 )

El nombre de Jesús

El nombre Jesús proviene del arameo —idioma de la Judea del siglo I— Ieshua ( Yešûa), que quiere decir Dios salva . Sin embargo, se podría traducir también como Josué, ya que otra evolución del mismo nombre Ieshua se transformó en Ioshua y, de ahí, en Josué. Se cree que sus seguidores le llamaban Rabbi Ieshua Bar Iosef ( Maestro Jesús, hijo de José ).

En Mateo 1,23 Jesús es mencionado también como Emmanuel, que significa Dios con nosotros . Sus seguidores asimismo le llamaron Cristo, (que significa ungido). Además, el Nuevo Testamento también se refiere a él como Señor, Salvador y Nazareno.

Referencias históricas extraevangélicas sobre la existencia de Jesús

De acuerdo con el testimonio de los evangelios, la predicación de Jesús de Nazaret congregaba a multitudes. Sin embargo, estos testimonios contrastan con la ausencia de menciones a Jesús en textos no cristianos durante los años en que destacó por su actividad. Este hecho hace suponer que el efecto social y político que provocó fue mínimo, y que sus seguidores no comenzaron a tener cierto protagonismo social en el imperio romano al menos hasta los años 60, durante el reinado de Nerón.

La ausencia de datos históricos hace pensar que los cristianos no comenzaron a tener cierto protagonismo social en el Imperio Romano al menos hasta el año 60, durante el reinado de Nerón. En la imagen, retrato de Nerón pintado en 1620 por Abraham Janssens (1567-1632). Castillo de Caputh, Alemania. (Public Domain)

La ausencia de datos históricos hace pensar que los cristianos no comenzaron a tener cierto protagonismo social en el Imperio Romano al menos hasta el año 60, durante el reinado de Nerón. En la imagen, retrato de Nerón pintado en 1620 por Abraham Janssens (1567-1632). Castillo de Caputh, Alemania. ( Public Domain )

Tanto es así que la primera alusión a Jesús de Nazaret se encuentra en la obra de Flavio Josefo Antigüedades Judías , escrita entre 57 y 61 años después de la muerte de Jesús. En sus Antigüedades Judías , Flavio Josefo narra la historia del pueblo judío, pero sus propios intereses —entre ellos el de conquistar la simpatía de los romanos por los judíos— le llevan a minimizar las noticias que pudieran resultar conflictivas. Incluso en el siglo II las menciones a Jesús son muy escasas, y ninguna de ellas aporta información suficiente como para conocer la vida o el mensaje de Jesús de Nazaret.

Publio Cornelio Tácito aporta otra referencia histórica en el año 116 ó 117:

Por lo tanto, aboliendo los rumores, Nerón subyugó a los reos y los sometió a penas e investigaciones; por sus ofensas, el pueblo, que los odiaba, los llamaba “cristianos”, nombre que toman de un tal Cristo, que en época de Tiberio fue ajusticiado por Poncio Pilato; reprimida por el momento, la fatal superstición irrumpió de nuevo, no sólo en Judea, de donde proviene el mal, sino también en la metrópoli [Roma], donde todas las atrocidades y vergüenzas del mundo confluyen y se celebran. ( Tácito – Anales )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article