Portada-Cleopatra y Octaviano, óleo de Louis Gauffier (Public Domain)

Octaviano y Cleopatra: acérrimos enemigos que podrían haber sido aliados

(Leer articulo en una sola página)

Octaviano y Cleopatra son dos de los más famosos enemigos de la historia. Tanto la amante como el hijo adoptivo de Cayo Julio César protagonizaron capítulos monumentales en la historia del antiguo Egipto y de Roma. Durante siglos, la gente se ha hecho la misma pregunta: ¿qué hubiera ocurrido si hubiesen sido aliados en lugar de enemigos?

Cleopatra VII fue la última reina de Egipto y de la dinastía fundada por Ptolomeo I Sóter. Después de tres siglos de dominio ptolemaico, Cleopatra esperaba poner fin al depauperado estado de su reino. Para alcanzar sus fines, decidió unir su dinastía al destino del hombre más grande de su época: Julio César. El relato de cómo empezó su relación se convirtió en una de las más famosas historias de amor del mundo.

La pareja más famosa de la Antigüedad

Julio César parecía estar hechizado por Cleopatra. Por esta razón, los senadores de Roma difundieron el rumor de que la reina de Egipto debía practicar la brujería, ya que su influencia sobre los pensamientos del famoso líder romano era tan fuerte.

Cleopatra y César (1866). Óleo de Jean-Léon Gérôme (Public Domain)

Cleopatra y César (1866). Óleo de Jean-Léon Gérôme ( Public Domain )

Su historia da comienzo cuando Cleopatra tenía solo 21 años. César ya contaba 52, y su vida política ya había atravesado por numerosas vicisitudes. Según Plutarco, Cleopatra pasó por delante de los guardias de César oculta en el interior de una alfombra enrollada que portaba Apolodoro de Sicilia. Cuando César la vio, se interesó por ella al momento. Muy pronto se convirtieron en amantes, aunque también crearon una relación basada en sus intereses comunes y sus pasiones. Cleopatra era una mujer muy culta. Hablaba al menos ocho idiomas, y sabía de astronomía, matemáticas, alquimia e historia. No era una belleza clásica, pero su voz sonaba como una lira, y su encanto era arrebatador. Fruto de esta relación, en el año 47 a. C. Cleopatra dio a luz a su hijo Ptolomeo César. Se le apodó Cesarión, que significa “pequeño César.”

Cleopatra VII y su hijo Cesarión en un relieve del templo de Dendera (CC BY-SA 3.0)

Cleopatra VII y su hijo Cesarión en un relieve del templo de Dendera ( CC BY-SA 3.0 )

Cleopatra visitó Roma con su hijo en verano del año 46 a. C. Se alojó en la lujosa mansión de César en las afueras de Roma. Oficialmente esto se debía a que era un jefe de estado extranjero y por lo tanto no podía quedarse en Roma, pero de hecho era una situación bastante apetecible para la pareja poder disfrutar de un poco de privacidad. Su relación provocó un gran escándalo en Roma porque César ya estaba casado con Calpurnia Pisonis.

Aunque el matrimonio con Calpurnia era de índole política, a los romanos les molestó el comportamiento de su máximo gobernante. Al mismo tiempo, César erigió una estatua de oro a Cleopatra en la que aparecía representada como la diosa Isis y la expuso en el templo de Venus Genetrix del foro de César.

Este acto demostró a la sociedad romana que Cleopatra era mucho más que una simple amante. Era la compañera y la mujer con la que Julio César compartía su vida, constantemente a su lado. Fue éste el momento en el que el querido hijo adoptivo de César, Octaviano, empezó a preocuparse por su futuro.

Foro de César y templo de Venus Genetrix. (CC BY-SA 2.0)

Foro de César y templo de Venus Genetrix. ( CC BY-SA 2.0 )

Según el famoso orador y filósofo Cicerón, los romanos odiaban a esta reina extranjera. El cambio en la situación política parecía ser tan peligroso para la posición de muchos personajes ilustres que los nobles romanos decidieron asesinar a César el 15 de marzo del 44 a. C. Cleopatra aún se encontraba en Roma cuando ocurrió. ¿Murió Julio César a causa de su devoción por la reina de Egipto? Quizás no, pero una relación con una mujer que despertaba la desconfianza de muchos romanos podría haber allanado el camino a la decisión de asesinar a César.

Muerte de César, óleo de Jean-Léon Gérôme (1867). (Public Domain)

Muerte de César, óleo de Jean-Léon Gérôme (1867). ( Public Domain )

Un enfrentamiento que pudo haber sido una amistad

Los auténticos motivos del enfrentamiento entre Cleopatra y Octaviano eran el joven Ptolomeo César y las ambiciones de su madre. Cuando Cleopatra regresó a Egipto, envenenó a su hermano Ptolomeo XIV y designó a Cesarión su corregente y sucesor. Cleopatra creía equivocadamente que el único sucesor de César al trono imperial de Roma era su hijo: no quería aceptar el hecho de que Octaviano, como hijo adoptivo de César, tenía también derecho a la sucesión. 

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article