Portada - Ilustración de una lluvia de peces. (Amberjack)

El sorprendente fenómeno de las lluvias de peces

(Leer articulo en una sola página)

Hace algunas semanas, los residentes en la ciudad costera mexicana de Tampico experimentaron un extraño fenómeno del que se ha tenido noticia desde la antigüedad – una lluvia de peces. Funcionarios de la defensa civil del nordeste de México dijeron que la suave lluvia del pasado 28 de septiembre estuvo acompañada por pequeños peces que caían del cielo.

“Curioso caso en Tampico (Col. Lomas de Rosales) donde se registró una ligera lluvia que incluyó pequeños peces que literalmente cayeron del cielo,” publicaba en Facebook la cuenta de Protección Civil de Tamaulipas, junto con las fotografías de cuatro peces sobre una bolsa de plástico y uno caído en el suelo.

La agencia de Protección Civil para el estado mexicano de Tamaulipas publicaba una fotografía de estos peces, que al parecer cayeron del cielo. (Proteccion Civil Tamaulipas/Facebook)

La agencia de Protección Civil para el estado mexicano de Tamaulipas publicaba una fotografía de estos peces, que al parecer cayeron del cielo. (Proteccion Civil Tamaulipas/Facebook)

No es la primera vez que extraños objetos, animales o vegetales caen del cielo. A lo largo de la historia, ha habido numerosos casos registrados de peces, ranas, medusas, alubias, nueces, semillas y toda clase de objetos extraños y poco habituales, lloviendo sobre los sorprendidos habitantes de algún lugar.

Una larga historia de extrañas lluvias

Uno de los primeros ejemplos registrados de “lluvia” de animales proviene de los escritos del filósofo y naturalista romano Plinio el Viejo, quien documentó tormentas de ranas y peces en el siglo I d. C. en lo que hoy es Italia. En el siglo III d. C., el retórico y gramático de la antigua Grecia Ateneo escribía en su obra “Los Deipnosofistas” (Libro VIII):

“En la zona de Peonia y Dardania hubo una lluvia de ranas, y llegó a ser tal su cantidad que las casas y las calles estaban llenas de ellas. Pues bien, durante los primeros días iban resistiendo a base de matarlas y de atrancar las casas; pero como no conseguían nada, sino que los utensilios estaban llenos de ellas, y entre la comida encontraban cocidas o asadas las ranas, y para colmo ni siquiera se podía utilizar el agua, ni poner los pies en el suelo por hallarse éstas amontonadas, fastidiados además por el olor de las que estaban muertas, emigraron de la región.”

Grabado de 1555 en el que se observa una lluvia de peces. (Dominio público)

Grabado de 1555 en el que se observa una lluvia de peces. (Dominio público )

Desde entonces se han documentado numerosos casos inusuales similares, entre ellos una tormenta que se produjo en Italia en 1840 y que depositó en la tierra miles de semillas parcialmente germinadas de árbol de Judas nativas de África Central; en 1857 cayó polvo de cristales de azúcar sobre Lake County, California; una lluvia de avellanas sobre Dublín, Irlanda, en 1867; mejillones de agua dulce sobre Paderborn, Alemania, en 1892; y medusas en Bath, Inglaterra, en 1894.

Quizás una de las "lluvias" más emocionantes de la historia fue la que hizo que monedas del siglo XVI cayeran del cielo el 16 de junio de 1940 en la aldea rusa de Meschera. Los arqueólogos presumen que un fuerte viento barrió un tesoro enterrado que había quedado al descubierto por la erosión del suelo, para después dejarlo caer de nuevo sobre la población.

¿Posibles explicaciones?

Uno de los primeros científicos en abordar el extraño fenómeno de las lluvias de objetos fue E.W. Gudger, ictiólogo del Museo Americano de Historia Natural. Gudger publicó un artículo en la revista Natural History , titulado “Lluvias de peces” a principios del siglo XX en el que propuso cuatro explicaciones posibles para las lluvias de especies marinas.

En primer lugar, Gudger sugirió que ciertas especies de animales "fuera de lugar" podrían encontrarse simplemente migrando. En segundo lugar, que los peces y otras especies marinas habrían quedado varados en tierra tras desbordarse estanques o arroyos. En tercer lugar, que los peces que estuvieran estivando, despertados por las fuertes lluvias, habrían salido a la superficie. Y cuarto, que los peces habrían sido arrebatados del mar o lago por trombas marinas o tornados que los arrojaron a tierra a muchas millas de distancia.

Las trombas marinas se han citado como una de las posibles explicaciones para las lluvias de objetos o animales (Dominio público)

Las trombas marinas se han citado como una de las posibles explicaciones para las lluvias de objetos o animales ( Dominio público )

Esta última teoría ha sido la más aceptada. Jerry Dennis escribe en su libro “Están lloviendo ranas y peces: cuatro estaciones de fenómenos naturales y curiosidades del cielo,” que los cálculos teóricos sugieren que "el granizo de tamaño de una pelota de golf requiere una corriente ascendente de más de 100 millas por hora, lo que sería más que suficientemente potente como para elevar por los aires a peces pequeños hasta una nube de tormenta."

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article