Portada - Teletransporte (Wikimedia Commons)

El hombre teletransportado: soldado español del siglo XVI viaja miles de kilómetros en un abrir y cerrar de ojos

(Leer articulo en una sola página)

El teletransporte consiste en el traslado de una persona u objeto de un lugar a otro instantáneamente. Existen numerosos relatos de personas que supuestamente han desaparecido de repente, y podemos encontrarnos con este fenómeno en los mitos y leyendas de muchas culturas.

En los últimos siglos, ha habido muchos rumores en torno al teletransporte que aún están por explicar. Uno de lo incidentes más famosos de este tipo tuvo lugar en 1593 cuando un soldado extrañamente vestido apareció entre los centinelas que guardaban la Plaza Mayor de Ciudad de México. Este soldado vestía lo que parecía ser el uniforme de un guardia, pero que no se parecía en absoluto al que llevaban el resto de guardias que le rodeaban. Es el caso de Gil Përez, un soldado acantonado en Filipinas que apareció repentinamente en México, a más de 9.000 millas náuticas de Manila, donde se encontraba. Un caso que figura en los registros oficiales de México y que nunca se ha resuelto.

Un típico soldado español

La historia de Gil Pérez se remonta al siglo XVI, cuando era soldado español y guardia del Palacio del Gobernador de Manila, en Filipinas. Su vida era más o menos la típica de un soldado durante esta época hasta la mañana del 24 de Octubre de 1593. Ese día, Pérez estaba de guardia en el palacio cuando algo bastante extraño ocurrió.

Gil Pérez (Cogitz/Wordpress)

Gil Pérez ( Cogitz/Wordpress)

De un palacio a otro

Al ser el día cada vez más caluroso, Gil decidió descansar apoyándose en una de las paredes del palacio y cerró los ojos por un momento. Tras abrir los ojos pocos segundos después, Gil se dio cuenta de que ya no estaba en el palacio, sino apoyado en la pared de un edificio completamente diferente.

Aún vestía el uniforme de los guardias del Palacio del Gobernador de Manila, que no resultaba nada familiar en aquel lugar, y la gente empezó a acercársele para hacerle preguntas. Pérez admitió que aunque se daba cuenta de que ya no estaba en Filipinas, no tenía ni idea de dónde se encontraba ni de cómo había conseguido llegar hasta allí.

Gil Perez en México

Cuando los oficiales le explicaron que se encontraba en Ciudad de México, Pérez se negó a creerlo, replicando que había recibido órdenes en la mañana del 23 de Octubre en Manila y que era imposible que hubiera llegado a Ciudad de México en la tarde del 24.

Plaza Mayor, Ciudad de México (Wikimedia Commons)

Plaza Mayor, Ciudad de México ( Wikimedia Commons )

Pérez fue llevado ante el Tribunal de la Santa Inquisición y allí se interrogó al soldado exhaustivamente. Al parecer contó a las autoridades que había viajado de Manila a México “en menos tiempo de lo que tarda en cantar un gallo.” Durante el interrogatorio, Përez repitió la misma historia una y otra vez, siendo recogido su testimonio por el fraile Gaspar de San Agustín. He aquí las declaraciones de Pérez tal y como las transcribió el fraile:

Mi nombre es Gil Pérez,” testificó el soldado. “En cuanto a estar aquí de guardia, hago en la medida de lo posible lo que se me ordenó. Se me ordenó esta mañana montar guardia a las puertas del Palacio del Gobernador de Manila. Sé muy bien que este no es el Palacio del Gobernador y evidentemente no estoy en Manila. Por qué o cómo ha podido ocurrir, lo desconozco. Pero estoy aquí, y este es algún tipo de palacio, así que cumplo con mi deber en la medida de lo posible. La pasada noche, al gobernador de las Filipinas, Su Excelencia don Gómez Pérez das Mariñas, le cortaron la cabeza con un hacha y murió por esta causa.

Escena de Inquisición, Francisco de Goya (1808/1812) (Wikimedia Commons)

Escena de Inquisición, Francisco de Goya (1808/1812) ( Wikimedia Commons )

El asesinato del gobernador

El Gobernador de las Filipinas había sido asesinado por remeros chinos cuando se dirigía con una flota de galeras a sitiar Ternate, en Cavite. Deseando mostrar un gesto de buena voluntad, Das Mariñas no encadenó a los remeros, como era costumbre en la época, y les permitió llevar armas. Tres días después de que Das Mariñas zarpara de Manila, los chinos le mataron, a él y a la mayor parte de sus hombres mientras dormían, apoderándose de la galera.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article